Sentir por alguien, es una droga

(Historia de Brando)

Mientras Brando, echado sobre la cama y viendo el techo, pensaba y escuchaba música reggae, y se preguntaba “¿por qué pienso tanto en ella?”.

27 DE JUNIO.
Brando despertó muy raro, con lagrimas sobre la cara y ojos dolidos de tanto sollozar, tras un largo sueño que donde él sentía dolor, tristeza, desilusión y amargura; no entendía ni él mismo por qué tuvo ese sueño y, lo peor de todo, no entendía por qué lloraba demasiado.

Con los ojos enrojecidos y aguantando el llanto se dio un baño con agua fría en plena temporada de invierno. Se cambio, se puso sus lentes de sol para disimular los ojos enrojecidos y así se fue a clases.

Cuando entraba al aula, con un pañuelo en la mano limpiándose las lagrimas que salía bajo los lentes, sus compañeros se percataron de él, lo miraban raro – claro, con lentes oscuros en invierno es bien raro-. Se sentó en una de las últimas carpetas y en las 5 horas que duraba las clases, que el tomaba con tanta interés, se la pasó escribiendo hojas tras hojas, llenas de mil palabras.

Saliendo del instituto una amiga se le acercó y, tocándole el hombro preocupada, le preguntó –oye, Brando, ¿estás bien?-… Él giro la mirada hacia su amiga, se saco la capucha y respondió -no lo sé, gracias por preocuparte por mí, chau-, la dejó con la palabra en la boca.

Estando cerca al parque Kennedy prendió un cigarrillo para relajarse un momento, se sentó en unas del las bancas que queda al frente de la iglesia y, mientras se preguntaba por ese sueño tan raro que tuvo, de la nada como un viento que viene y va, le vino a la mente la imagen de esa chica amiga o cualquier cosa que él sentía por ella. Al percatarse de lo sucedido entendió en ese momento por qué tuvo ese sueño que lo tenía fastidiado, incomodo, deprimido, aunque él se negaba a sentirse mal.

Tenía tanto miedo de enamorarse -brando nunca confió en lo que es el amor-, miedo de cagarla masivamente de nuevo, tenía miedo de decirle a ella, ¡me encantas! y que después la rechace.

Llegando al departamento de uno de sus amigos se metió directo a su habitación y se encerró viendo las fotografías pegadas en la pared, al instante puso la mirada en una especial, una fotografía que le tiene tanto miedo. Por no desaguarse por todo lo que sentía -estaba tan confundido- regresó a los llantos pidiéndole a Dios, con todo la depresión encima y la maldita tristeza, que todo acabe pronto; se decía varias veces por qué siempre me pasa esto, por qué diablos siento algo rápido con alguien que después de un semana lo olvido.

Brando se encontraba angustiado, tal vez por su carácter y el temor de enamorarse o, tal vez, por ser un cojudo idiota.
Confundido y llorando, aunque él no quería, repetía varias veces: “por qué, por qué, por la puta madre por qué…” Sin darse cuenta, Brando, quedó dormido sobre la cama escuchando reggae.

Al despertarse lo primero que se le vino a la mente fue la imagen de ella, Brando no soportó más y empezó a gritar, a morder la almohada y darse giros y cogerse la cabeza de desesperación… Minutos después decidió encerrarse en su habitación como un centro de rehabilitación de drogas, aquellas donde van los adictos para dejar el vicio, pero Brando no era un fumón, ni mucho menos consumía la blanca, sino que su droga era ella. Ella que le hizo sentir cosas diferentes que él no acostumbraba a sentir, Brando estaba confundió porque, nuevamente, sentía cosas así después de muchos años, estaba desesperado.

Se preguntaba “¿no creo que ella, no puede ser que ella, pero ella, pero por qué ella, por qué el amor es un droga?”... una droga que no es fácil dejar cuando te acostumbras a alguien “TE QUIERO”.

FOTO: BAS BRANNY
MÚSICA: -SOJA- YOU AND ME,
SOJA – HERE I AM
TWO DOOR CINEMA CLUB – WHAT YOU KNOW

Share this article

Inicia sesión para enviar comentarios

Nosotros

Somos el primer medio de prensa digital de la región con una plataforma interactiva de noticias, medios y producción periodística dedicada a la cobertura, discusión y difusión del quehacer local, nacional y mundial.

 

Ultimas Publicaciones

Newsletter

Quas mattis tenetur illo suscipit, eleifend praesentium impedit!