Los machirulos del Gobierno Regional de Ayacucho

La semana pasada fue intensa en lo que actividades y reflexiones se trata en relación al día internacional de la mujer; reflexiones que han servido sobre todo para que nuestras autoridades salgan a las calles y pretendan hacernos creer que son los principales preocupados por la equidad de género.

En junio del 2018, la Cámara de Comercio de Lima presento un estudio sobre las “BRECHA DE GÉNERO POR INGRESOS BAJÓ EN 11 REGIONES ”, el estudio reflejaba los avances y retrocesos durante los años 2014 al 2017, e incluía a la región Ayacucho.

Los resultados son poco alentadores en la región, puesto que las brechas entre varones y mujeres crecieron desfavoreciendo a estas últimas. Se había incrementado las brechas relacionadas a la participación en el mercado laboral, logros educativos en primaria y empoderamiento político.

La ciudadanía ha recibido con gran expectativa las nuevas gestiones regionales y municipales, depositando su confianza y esperanza en que los principales problemas al fin puedan ser resueltos. La pregunta que nos llama la atención es ¿qué están haciendo las actuales gestiones para responder a esta expectativa y atender lo que por función les compete resolver?

Una de las agrupaciones políticas que levantó con mayor expectativa la agenda de genero fue Musuq Ñan, siempre siendo potentes en sus discursos con la inclusión de las mujeres dentro de la gestión pública y aprovechando al máximo la figura de Gloria Falconí Zapata como candidata a la vice gobernadora, en la campaña regional del 2018.

Sin embargo, ya a la cabeza de la administración regional ¿qué han hecho Carlos Rúa y Gloria Falconí para cerrar las brechas de género entre mujeres y varones? Pues, al parecer nada, y parece ser que sus esfuerzos están focalizados en otros aspectos todavía desconocidos.

De un total de 59 altos funcionarios analizados para el presente artículo, solo cinco son mujeres, los otros 54 son varones. Es decir, la cantidad de funcionarios mujeres en la actual gestión regional solo representa el 8.4% del total de funcionarios. Para considera un ejemplo, en el Alta Dirección del GRA, de siete miembros, solo una es mujer. En los órganos de línea de 12 funcionarios solo una es mujer, o en el caso de los órganos desconcentrados de 23 funcionarios solo dos son mujeres.

Si queremos ser consecuentes entre el discurso por equidad de género y nuestras acciones, no es solo necesario el empoderamiento político de las mujeres, sino, también, es necesario su empoderamiento en las esferas de la administración pública. Porque tener mayores gerentes y directivos mujeres inclina la balanza, y la inclina para bien.
No se olvide de sus discursos señor gobernador, para cumplir con este derecho no requiere mayores recursos, salvo la consecuencia de sus palabras.

 

Modificado por última vez en 14/03/2019

Share this article

About Author

Richard De la Cruz

Nosotros

Somos el primer medio de prensa digital de la región con una plataforma interactiva de noticias, medios y producción periodística dedicada a la cobertura, discusión y difusión del quehacer local, nacional y mundial.

 

Ultimas Publicaciones

Newsletter

Quas mattis tenetur illo suscipit, eleifend praesentium impedit!