La vicegobernadora de la discordia

El Concejo Regional es, por responsabilidad, el espacio desde donde se deben de tomar las decisiones más importantes para el desarrollo Ayacucho; en ese sentido el Concejo Regional es la máxima autoridad, incluso, por encima del propio gobernador.

¿Pero qué pasa cuando este espacio mayor de deliberación se desgasta en debates poco provechosos para el bien común? Pasa que los cargos son utilizados para revanchismos políticos y uso indebido del cargo encomendado.

Digo esto, puesto que, en casi tres meses de gestión, el Concejo Regional de Ayacucho no ha venido fiscalizando a una gestión que está pasando piola en cuanto a sus errores dentro de la administración regional. La designación del director de la DIRESA o de la DIRCETUR es un claro ejemplo de la improvisación y el descaro del gobernador regional a la hora de pagar compromisos políticos personales.

Pues bien, el Concejo Regional de Ayacucho, en estos últimos días, se ha centrado en la “URGENTE NECESIDAD” de discutir los salarios e ingresos de la vicegobernadora Regional, Gloria Falconi. La vicegobernadora recibe una remuneración de aproximadamente 11 mil soles mensuales por desarrollar, sobre todo, labores de representación, además de cubrir el cargo de gobernador cuando este último está ausente en la región.

En un gobierno regional deficiente de cuadros profesionales para asumir el reto de tener una gestión exitosa, el estímulo de salarios dignos representa una demanda que se tiene que atender. Para nadie es una novedad que la brecha salarial entre el sector privado y público es casi del 23.8%; es decir, que los profesionales mejor pagados por actividades casi similares están en el sector privado. Entonces, ¿cómo buscamos profesionalizar el estado si vamos a ponernos a cuestionar salarios que deberían ir mejorando para tener a los mejores profesionales dirigiendo el estado?

El estado no pierde dinero a la hora de profesionalizar sus dependencias; donde se pierde una ingente cantidad de dinero es en los sobrecostos de las obras públicas y en las grandes coimas que se desprenden de ellas. Es ahí donde necesitamos un Concejo Regional fuerte y valiente a la hora de fiscalizar.

En las obras emblemáticas de los últimos cuatro años de gestión regional se han pagado por adendas y adicionales de obra hasta más de 275 millones de soles. Lo que le ha representado para el Gobierno Regional de Ayacucho pagar más de 68 millones de soles anuales y más de 5 millones de soles mensuales durante los últimos 4 años de gestión. Es decir, el Gobierno Regional de Ayacucho es casi como una mega coladera de pagos en adendas y adicionales de presupuesto. Pues, hasta el momento no se ha escuchado a los Concejeros referirse a estas ingentes cantidades de montos que la actual gestión continúa pagando con plata de todos los ayacuchanos.

Detallamos a continuación el ejemplo de, cómo cuatro obras empezaron con un costo y en base a adendas y adicionales terminaron con una brecha impresionante de gasto adicional.

Es necesario que el Concejo Regional fiscalice lo que realmente es importante y no se desgaste en revanchismos políticos y broncas personales.

Hasta la próxima.

Modificado por última vez en 22/03/2019

Share this article

About Author

Richard De la Cruz

Nosotros

Somos el primer medio de prensa digital de la región con una plataforma interactiva de noticias, medios y producción periodística dedicada a la cobertura, discusión y difusión del quehacer local, nacional y mundial.

 

Ultimas Publicaciones

Newsletter

Quas mattis tenetur illo suscipit, eleifend praesentium impedit!