22 cosas que aprendí mientras tenía 21

Así que no, no es imposible. Porque si fuera diferente la forma de amar y pudiéramos decidir a quién entregarle nuestro corazón. 

  1. Haz lo que amas, siempre. Sin importar su costo o el tiempo que te lleve. De lo contrario, terminarás haciendo lo que los demás querían y no te sentirás en paz contigo mismo. No importa lo que sea, si es un trabajo o una carrera universitaria quizás.
  2. Trata de que tus acciones hablen antes que tus palabras, no todas las promesas terminan cumpliéndose al final, así que antes de prometer, actúa.
  3. Arriésgate. Bien dicen que quien no arriesga no gana. Si tienes que confesarle a alguien tu amor o si tienes que emprender un nuevo proyecto, solo hazlo. No pienses en el que hubiera sido. Más vale tener una cicatriz por haber luchado, que la piel intacta por cobarde, y sí, tienen razón.
  4. Disfruta de las pequeñas cosas, un corto paseo charlando sobre algo interesante, como la vida y la libertad; por ejemplo. A la larga, eso aportará en ti mucho más de lo que podrían hacerlo noches enteras de fiesta y borrachera.
  5. Mantén a tus amigos leales cerca; a esos que saben de ti lo que nadie más, que te conocen bien, que han estado contigo en las buenas, en las malas y en las peores. La amistad no se trata solo de felicitarse mutuamente en San Valentín; va mucho más allá, al final, es un dar mutuo y compartir tiempo por muy escaso que sea, pero estar ahí, siendo auténticos, sin temor al qué dirán.
  6. Con el pasar de los años, te ves rodeado de menos personas a tu alrededor, y eso con lo que has crecido leyendo, de "No importa cantidad, sino calidad" toma sentido. Amigos, conocidos e incluso quienes fueron familia en su momento, siguen su camino y hacen su vida lejos de la tuya. No te angusties, seguramente su tiempo de estadía en tu vida había llegado a su fin y tenían que marcharse ya. Déjalos irse. Es lo mejor.
  7. Medita cada vez que sientas que tu mente no está en paz o necesitas nuevas energías para seguir, una decisión importante que tomar, algo nuevo que empezar, ello te ayuda, por ejemplo, a controlar tus impulsos; decir o hacer lo que sientes en momentos de cólera, además de arruinar grandes relaciones personales, terminará dañándote tanto a ti como a la otra parte, el tiempo ya no se podrá echar para atrás por mucho que lo desees, y las palabras ya no se irán. "No prometas cuando estés feliz, ni respondas cuando estés enojado".
  8. Ama, valora y honra a tu madre más que a nadie en el mundo. Recuerda que cuando todos se hayan ido, ella va seguir ahí para ti, porque no solo fuiste parte de ella durante 9 meses, para su noble corazón, lo serás hasta el último día de su vida. Deja que sea tu mejor amiga y consejera, tu guía y tu motor para cumplir lo que deseas, y cuando logres algo importante, dedícaselo, no existe gratitud más grande que el orgullo de saberte su hijo, que la que observas en sus ojos y su sonrisa.
  9. Dedica tu tiempo libre al arte, si es lo tuyo; el cine, el dibujo, la pintura, en fin, hay tanto que descubrir; un buen fin de semana acompañado de "El niño con el piyama de rayas", o "La vida es bella" abrirán tu corazón y tu mente a pasajes de la historia, de los que fue protagonista un hombre que sembró el odio hacia sus semejantes por ambición.
  10. ¿Recuerdas cuando eras más pequeño? pues medita sobre ello encerrado en tu habitación, en completo silencio. Sobre tus anhelos, sueños y metas por cumplir cuando aún no salías a recorrer el mundo. Y pregúntate, si ese pequeño te viera convertido en lo que eres ahora, ¿cuán contento y satisfecho estaría? con todas esas ideas, escribe una carta, de él para ti, así, cada vez que te sientas apesadumbrado por lo duro que es ser adulto y las fuerzas se te estén por terminar, puedas leer esa carta y darte ánimos para continuar.
  11. Cada vez que puedas, haz tu "buena acción del día", si ves a un mendigo solicitando monedas, pero no cuentas con ellas, te invadirá la pena y quizá el remordimiento. Pero más tarde puedes compensarlo ayudando a cruzar la calle a alguien de la tercera edad que lo requiera. ¿No has visto su sonrisa de agradecimiento? tal vez valga mucho más que todas las monedas que cargas en el bolsillo.
  12. Lee un buen libro antes de dormir. Si sufres de insomnio, tal vez pueda ayudar, o si estás en depresión, te aseguro que ello ayuda a que se vaya todo lo que sea que tenga a tu mente tan atormentada.
  13. Sé tú mismo, sé auténtico. Ya es demasiado complicado vivir en un mundo tan acomplejado fingiendo ser quien no eres. Y claro, habrá quienes te abandonen cuando te quites la máscara, y otros pocos que se queden contigo. Pero es mejor, de hecho, que quedarse rodeado de hipócritas. No hay nada mejor que ser tú mismo y que te quieran más aún por el simple hecho de serlo.
  14. No prejuzgues. Podrías estar tan equivocado con lo que "parece" la gente con tus primeras impresiones. Y más aún si empiezas a hablar de ello con los otros y el "chisme" empieza a hacerse más grande, dañando a una buena persona. Recuerda que "No todos los que van a misa son santos, ni todos los que tienen tatuajes son delincuentes".
  15. Una visita al cementerio unas cuantas veces al año, independientemente de la religión que practiques, alivia el alma en los tiempos difíciles, quizá con los que entablamos una conversación estén fuera de este plano ya, pero la calma que sientes cuando "platicas" con quienes ya se han ido, aunque sea unilateral, es gratificante. Su energía se ha quedado allí y te ayuda cuando más lo necesitas.
  16. "Todo lo cura el tiempo" cierto, pero sin una decisión contundente de por medio, el tiempo no hará bien su trabajo. Así que, si cierras etapas, trata de llevarlos a ambos de la mano.
  17. Escucha a quienes han vivido más años que tú, se lee cliché, pero sin duda, es lo mejor que podrías hacer, rodéate de ellos, tenlos como buenos amigos y te acompañarán con su lealtad sin igual y sus consejos, así sean para un asunto pequeño, serán tan grandes y acertados como su experiencia.
  18. Sé agradecido con quienes te brindan su tiempo y su atención; te están dando algo que nunca recuperarán y en lo posible, retribúyeselo tanto como puedas. Todos necesitamos ser escuchados a menudo. Nos liberamos de pesadas cadenas cuando compartimos nuestras penas con alguien que apreciamos y viceversa. Si te encierras en ti mismo, terminas enfermando por todo lo que tienes que cargar contigo. Deja que eso que tanto te atormenta, se vaya con algo que te sientas satisfecho. Nadie merece vivir atormentado por demonios y hacer de su vida una miseria. Y si no tienes con quien hacerlo, pues cántalo o escríbelo, hazlo poesía o pintura, pero suéltalo.
  19. En lo posible trata de no odiar ni guardarle rencor a nadie. Así el fin haya sido un desastre, deja que la gente que se ha ido se quede con lo bueno de ti. Y de igual manera, tú con ellos. El no odiar a los demás, por mucho que nos hayan hecho, o el ser odiado por ellos, contribuye de una u otra manera a estar en paz el uno con el otro, conservando los buenos recuerdos, el "Todo pasa por algo" y la lección que nos dejaron. Y cómo no, ayuda a que este mundo tan dividido pueda estar un poco en paz también. Ya hay demasiado odio en el mundo como para que nosotros lo empeoremos. Pero bien dicen que con pequeñas acciones se llega al gran cambio. ¿Por qué no empezar por allí?
  20. Cierra tus oídos a la gente que dice que no puedes cumplir tus sueños. Por supuesto que no es fácil, pero no hay nada que, con trabajo duro y fe en ti mismo, no puedas lograr. Sigue a tu corazón, él sabe el camino correcto hacia eso que tanto anhelas ser algún día, y a la par, sé como la ranita sorda de la fábula, que no escuchó a quienes la desanimaron y al final, salió airosa del pozo. "Si no funciona el camino que estás siguiendo, cámbialo, pero no cambies la meta".
  21. Un padre ausente, a quien ves a diario, es quizá la mayor tortura de todos aquellos que nos ha tocado vivirlo. La falta de comprensión y el "Desearía que ambos fuéramos capaces de demostrarnos cariño mutuo" se vuelven el pan de cada día. Entonces llega el día en el que te cuestionas qué sería de ti y de tu familia sin él, que lo sientes preocupado por darte todo lo que te hace falta y no te habías dado cuenta, que sientes sus agrietados labios besarte en la frente, mientras vela tus sueños, después de haber oído del médico, que sigues enferma aún. Y tú, haces como si siguieras dormida. Pero él ha regresado sin que lo hubieras notado. Trabaja duro desde que el sol sale hasta que se oculta. Y lleva 22 años haciéndolo. Para ti. Y llega el día en el que no solo él vuelve, sino vuelves tú también, y aunque sus abrazos mutuos no son tan frecuentes todavía, su mejor manera de decirse que se quieren y que son tan iguales el uno con el otro, es mientras, en la cena, sacan a relucir una interesante conversación de historia.
  22. "Nadie debe ser juzgado por amar" ni mucho menos pedir perdón por hacerlo. Es verdad que, de no ser correspondido, el sentimiento tiende a ser un tanto tóxico por ser unilateral. Pero ello, no le otorga a la otra parte, el derecho de humillarte y hacerte menos como persona. Si alguien te declara sus sentimientos, no pierdes nada con ser paciente y agradecerle por amarte. El ser amable y quedar en buenos términos no es cosa de otro mundo. Es cierto que ofrecer amistad al que ama, es como ofrecerle pan a un sediento. Pero al final, y bajo un común acuerdo que no dañe la amistad, todo ello se consigue con paciencia y comprensión de ambas partes.

Así que no, no es imposible. Porque si fuera diferente la forma de amar y pudiéramos decidir a quién entregarle nuestro corazón. Cada vez habría menos corazones rotos y solitarios, claro está. Pero como no es así, saber llevar la situación de una forma madura es lo mejor. Ni siquiera el Dios de cualquier religión tiene el derecho de juzgarnos por el hecho de amar, teniendo como intermediarios, a hombres como cualquiera de nosotros.

“Y ama, aunque te hayan roto el corazón, cree en el destino y en las almas gemelas, no desesperes, que, el día que dejes de buscar, aparecerá esa otra mitad de tu corazón y entenderás, por fin, porque no funcionó antes con nadie más”.

Modificado por última vez en 26/03/2019

Share this article

About Author

Razel Fernández

Nosotros

Somos el primer medio de prensa digital de la región con una plataforma interactiva de noticias, medios y producción periodística dedicada a la cobertura, discusión y difusión del quehacer local, nacional y mundial.

 

Ultimas Publicaciones

Newsletter

Quas mattis tenetur illo suscipit, eleifend praesentium impedit!